"Hay un lugar donde no hay tierra, ni agua, ni fuego, ni aire. Donde no se comparten los espacios infinitos; no es este mundoni es otro, ni ambos. No hay ni sol ni luna. No puedes llegar a él ni abandonarlo; ni quedarte. Ni naces ni mueres.No estáfijo ni móvil, no está fundado en nada. Se llama NIRVANA, De hecho, es el fin del sufrimiento."

lunes, 8 de octubre de 2012

Olvido.

Vuelvo a mirar el cielo, vuelvo a verte entrar con la misma paz de siempre, y luego te vas y no regresas. Entonces todo empieza una vez más; Prender el cigarrillo, pensarte, dejarme llevar un rato al cerrar los ojos, hacer cosas tontas y banáles para intentar llenar el vacío, besar a quienes no me pertenecen y no lo harán nunca, sin encontrar el lugar propio, sin encontrar mi maleta, mi equipaje. ¿Te has ido ya?, que bien, que bien que cerraste la puerta, supongo que necesitaba un día despertar y darme cuenta de lo sola que estaba en realidad. ¿me olvidaste?, lo merezco, lo merezco no por dejarte ir, lo merezco por no haberlo intentado, no ahora, sino desde un inicio. ¿Ahora regresarás?, pues, ojalá que también regrese todo eso que sentí la primera gran primavera.
Cuántas veces se puede comenzar con el mismo título, y cuántas veces se puede empezar a escribir a partir de lo mismo, tantas cosas distintas. Imagino que por un día nos volvemos a encontrar, y nunca se cierra la imagen. Cómo pudiste ser mío, y cómo pude arrojarte a otros brazos, y cómo puedo sentirme así como me siento ahora, y no querer hacer nada. Cómo es que la vida me aguanta todo el humo, como es que mi cuerpo acepta tantas noches de desvelo, como es que mi corazón de nuevo aprende a vivir herido. Cómo es que se desvaneció entre nosotros todo eso que construímos, cómo es que nos miramos a los ojos y no fuimos capaces de hacer nada. Ya nada importa en realidad.

No hay comentarios.: