"Hay un lugar donde no hay tierra, ni agua, ni fuego, ni aire. Donde no se comparten los espacios infinitos; no es este mundoni es otro, ni ambos. No hay ni sol ni luna. No puedes llegar a él ni abandonarlo; ni quedarte. Ni naces ni mueres.No estáfijo ni móvil, no está fundado en nada. Se llama NIRVANA, De hecho, es el fin del sufrimiento."

miércoles, 5 de septiembre de 2012

El juego en el que nunca somos suficientes. Donde nos miramos y no sabemos quienes somos, ni como llegamos hasta ahí. Imagino que un día me olvidas, y creo que estaría bien, quizás pasen estos días, y yo siga sintiendote aún recorriendo mis espacios, pero ya te has ido, y ya no me quiero voler a mentir. Pero ya no creo en tu aroma, y tus ojos ya no dicen nada. Siempre dije que las palabras algún día se las llevaría el viento y así fue, y siempre supimos lo que pasaría, y siempre tuvimos la razón. Y al saberlo suelo preguntarme aún por qué. No ha pasado tiempo suficiente como para responder las mismas preguntas que siempre estuvieron allí, pero me gustaría poder tirar lejos las piedras del camino, y desde esta perspectiva, verlo como algo que nunca acaba, y donde nunca caigo.
Imagino que llega el día en que te desgarro de mi piel, donde tus imagenes se borren de mi cabeza, donde no te necesito y ya no respiro tu aire. Hay constelaciones entre nosotros, y la pared se vuelve a armar en mi alma de apoco. Algo es claro: Ya no espero nada de nosotros.

2 comentarios:

Carlos Rodríguez Caro dijo...

No sabes la pena que me da el no poder intentarlo una vez más, se que todo puede ser diferente eres maravillosa disculpame por hacerte sentir así, trato de no extrañarte de olvidarte pero me es imposible cada vez que veo tus fotografías aparece un dolor en el estomago que me recuerda cuanto te amo y a su vez el que nunca más podre tenerte cerca de mí, esperaba poder cambiar todos tus pensamientos y manera de ser y creo que fue donde me equivoque ahora ya es muy tarde y te seguiré sufriendo hasta que me seque de tanto derramar lágrimas ... Te amo ...

Carlos Rodríguez Caro dijo...

Si algún día decides regresar juro que dedicaré mi vida a que seas la mujer más feliz del mundo ... Te amo