"Hay un lugar donde no hay tierra, ni agua, ni fuego, ni aire. Donde no se comparten los espacios infinitos; no es este mundoni es otro, ni ambos. No hay ni sol ni luna. No puedes llegar a él ni abandonarlo; ni quedarte. Ni naces ni mueres.No estáfijo ni móvil, no está fundado en nada. Se llama NIRVANA, De hecho, es el fin del sufrimiento."

sábado, 19 de junio de 2010

Mierda mía.-

Me gusta quedarme un rato sola antes de dormir, el techo parece ser buena pantalla donde proyectar tus ideas. Jamás pienso lo que haré al otro día, sólo tengo ideas locas, y la mayoría que son pensadas, jamás las hago. No llego nunca a la hora, a ninguna parte, siempre invento excusas, y al final digo la verdad "Me quedé dormida". Mi alma siempre busca el alma de otras personas, pero cometo el error de ayudar a las personas y luego alejarme, es algo extraño, pasa sin que me de cuenta. Cierro la boca cuando algo no me agrada, o cuando tratan de discutir todo lo que digo... Creo que algunas veces detesto a las personas, detesto que griten, detesto que me hablen... y otras veces los necesito tanto, y me siento tan sola; Para mi es algo habitual. Tengo oídos para todos, tengo soluciones para todo lo que no tiene que ver conmigo. Soy un poco impulsiva, digo cosas a veces que casi se salen de mi boca, como si no pudiese controlarme. Puedo ser muy callada, muy tierna, muy comprensiva y llena de paz, como tambien puedo ser una loca, impulsiva, gritona, enojona y llena de ira. Nunca sé cómo será el siguiente segundo de mi vida, no sé si estaré bien, sentada escribiendo lo felíz que soy... o estaré sola en un rincón, pensando en todo lo que hago mal... y todo lo que no hice mal. Soy capáz de fingir mis estados, puedo fingir que estoy felíz siendo que quizá estoy muriendo, y puedo fingir que estoy muriendo aunque esté felíz... Me frustro cuando toco guitarra y veo que todos son mejores, me frustra cuando alguien discute lo que para mi puede llegar a ser sagrado, pero también me frustra cuando la gente es irónica y finge comprenderte. No me gustan los extremos de las cosas, los evito todo el tiempo, ni buena ni mala, ni ganadora ni perdedora, ni princesa ni un ogro... Pero jamás encuentro un equilibrio entre ambos. Me aferro mucho a mis cosas, en todas está mi escencia, todo es mío por que deposité parte de mi alma en ello. A veces me gustaría ser más expontanea... vivir, y ser libre, pero la mayoría del tiempo no puedo. No sé si soy lo que soy por mí o por los demás, no sé a qué extremo uno ama a la gente que la rodea y cambias por ellos... A veces dejo de lado mi forma de ser por algunas personas, y con eso me frustro nuevamente. Odio a aquellos que se impresionan con todo, que jamás creen que lo pueden hacer, y lo peor, es que a veces caigo en esas personas. Creo que antes sí, decía que era bipolar por que sí, por que lo creía, pero ahora lamentablemente es verdad. A veces no sé quién soy, y normalmente cuando eso pasa, sufro crisis emocionales que me hacen encerrarme a llorar sola por un montón de cosas que al otro día cuando despierto digo "y por eso lloré tanto?". Estoy aburrida de mí en este momento... Aburrida de ser lo mismo de siempre... Aburrida de ocupar las mismas palabras, sabiendo que yo puedo más... Esto cambiará.

2 comentarios:

el tintero olvidado dijo...

"Me frustro cuando toco guitarra y veo que todos son mejores, me frustra cuando alguien discute lo que para mi puede llegar a ser sagrado"
no vas creer cuanto te comprendo. Mi vida tiene algo de esto todos los días.
Pero te doy un consejo...¿cómo saber cuando uno es bueno en algo si hay miles iguales a ti? cuando lo que haces, te sale del corazón

Vathè dijo...

Las personas frustran y uno las frustra; uno se auto frustra. Empatía entonces, las guitarras duelen cuando otras son más agudas. Pero tu sabes, a veces es mejor sonar desafinado, para que no nos escuchen todos, sino que, solo los desafinados.

Abrazo.