"Hay un lugar donde no hay tierra, ni agua, ni fuego, ni aire. Donde no se comparten los espacios infinitos; no es este mundoni es otro, ni ambos. No hay ni sol ni luna. No puedes llegar a él ni abandonarlo; ni quedarte. Ni naces ni mueres.No estáfijo ni móvil, no está fundado en nada. Se llama NIRVANA, De hecho, es el fin del sufrimiento."

miércoles, 23 de junio de 2010

He tratado de comprender a esas personas que critican todo lo que hablas. Es como un afán de ver una molestia en tí, o supongo que esperan que te enojes y grites, y finalmente quedas como una estúpida. No es por tener un pensamiento ni machista ni feminista, pero a mi, como mujer, siempre me ha tocado escuchar críticas de hombres, y realmente, los encuentro patéticos.
El hombre normalmente oculta sus propios miedos, o inseguridades, o incluso lo que espera ver de otra persona, en criticar lo que para una mujer es importante. Como si esto les diera más autoridad, pero realmente, son personas cobardes, no solo hombres, todo aquel que critica y pone límites en las vidas de los demás, es una persona incapáz de cumplir sus sueños, o metas, o no cree que pueda hacerlo, y por esto, al parecer a estos individuos no les gusta que los demás si lo hagan, entonces, atacan lo más sencible del ser humano ; El autoestima, haciendoles creer que son incapaces de algo, y quedar como los fuertes, siendo que en su interior, se esconden sus más profundos miedos. Es un método de defenza completamente natural del ser humano. Pero debemos darnos cuenta, y sentirnos más capáces, y a las personas que se enfrentan con estas, al notarlo deben sentirse mucho más capaces.

1 comentario:

Vathè dijo...

Es curioso, el sentirse capaz es tan subjetivo, porque la gente que critica, que daña .... se siente capaz de qué? Me he preguntado eso durante mucho tiempo. Al final,concluí (y no recuerdo el porqué)que es libertad que tienen algunos para sentirse en el derecho de aplastar lo que hace o dice el otro, es simple y mal benida ignorancia. Del lado de más acá(díria Cortázar) ..las cosas se ven patas arriba. Insisto! quedémonos aquí un ratito más.