"Hay un lugar donde no hay tierra, ni agua, ni fuego, ni aire. Donde no se comparten los espacios infinitos; no es este mundoni es otro, ni ambos. No hay ni sol ni luna. No puedes llegar a él ni abandonarlo; ni quedarte. Ni naces ni mueres.No estáfijo ni móvil, no está fundado en nada. Se llama NIRVANA, De hecho, es el fin del sufrimiento."

viernes, 25 de junio de 2010

...

Me quedé sentada toda la tarde en aquel banquito tímido y escondido, sientiendo la lluvia gota a gota, golpearse muy brusco con el suelo.
No sentía esa necesidad de hacer algún gesto, que fuera, prender un cigarrillo, o tal vez, dejar de mirar al frente, como si todo estubiese en mi mente. Ví en el aire mis deseos, confudidos con la realidad. Ví su cara sonriente, tan pasciente como el primer momento. La música se apagó, lo siento, mi imaginación se acabó.

2 comentarios:

Vathè dijo...

Y dónde se fue la imaginación? me dieron ganas de seguir leyendo. Buscando tal vez.

Abrazo.

Sol dijo...

Hay música o canciones que primero deben ser padecidas antes de apropiárnoslas, de poder decir "me gusta". Algunas notas golpean, algunas palabras en ciertas canciones se sufren antes de decodificarlas, algunas enamoran mientras otras producen rechazo.

Lo de Yann Tiersen fue diferente: todo se confabuló para que la melodía acariciase el primer escrito del blog.

Saludos.