"Hay un lugar donde no hay tierra, ni agua, ni fuego, ni aire. Donde no se comparten los espacios infinitos; no es este mundoni es otro, ni ambos. No hay ni sol ni luna. No puedes llegar a él ni abandonarlo; ni quedarte. Ni naces ni mueres.No estáfijo ni móvil, no está fundado en nada. Se llama NIRVANA, De hecho, es el fin del sufrimiento."

domingo, 30 de mayo de 2010

Un día en cuadernos muy lejanos.

Ojos mirando un resplandor adormecido, lugares tan vacíos como inconciencias en el mundo, espacios muertos, malas señales… Crisis!. Esperé por horas sufriendo el desolador panorama… Lo mismo en el menú, lo mismo de todos los días. Los mismos gestos, las mismas vanas sonrisas… que no suben ánimos, que no alegran a nadie. Temblores de noches frías… Espejos rotos que rodean un camino, culpando al destino, culpando a la maldita suerte.
Todo cambia cuando abres los ojos… cuando escuchas. Nadie en casa, nadie en este techo que gotea al que llamo hogar… Nadie con quien conversar. Los demás piensan que los necesito, y piensan bien.
Aún escucho el silencio que embarga esta melancolía, esta tan amarga apatía… Los llantos a distancia, y nadie entiende como es sentirse solo. Dueño de tu vida, no saber que hacer con ella, no notarlo. Sentarse en al borde del suicidio… Pensar, pensar… oh… Pensar.
¿Quién me ha traído hasta aquí?, quizá soy suficientemente cobarde como para no asumir todo esto… O demaciado ciega para no entender las razones, y aún así me siento tan maldita de entenderlas… Aún así.
Mares de recuerdos intactos… Recuerdos de algo que parecía ser bueno… de algo que no entiendo, de algo que me agradaba y por eso quité de mi vida.
La vida es rara... Y eso es tan normal en mí como siempre lo fue...

No hay comentarios.: