"Hay un lugar donde no hay tierra, ni agua, ni fuego, ni aire. Donde no se comparten los espacios infinitos; no es este mundoni es otro, ni ambos. No hay ni sol ni luna. No puedes llegar a él ni abandonarlo; ni quedarte. Ni naces ni mueres.No estáfijo ni móvil, no está fundado en nada. Se llama NIRVANA, De hecho, es el fin del sufrimiento."

sábado, 17 de octubre de 2009

Y no tengo otra cosa mejor que hacer un sábado... que matarme escuchando esas voces, que son como almas encerradas, pidiendo ayuda a gritos, almas que piden ser escuchadas. No puedo evitar sentirme tan parte de esas almas, que buscan algo más que solo vivir. La espera, la estúpida y maldita espera de cosas nuevas, me tiene en este estado, al borde de decir "Lo siento mundo... ya no doy más", pero aún sigo aquí, sentada, con millones de cosas en la cabeza... Y su voz de fondo, como la película gringa más común. Y qué pasa si simplemente digo que estoy mal! después de todo, es mi blog, es mi mierda, y como siempre, vengo aquí a pasar las penas de una noche tan fría como esta. Quizá si me atreviera a mirar la luna, y ver si está llena, podría encontrar algún sentido absurdo a las cosas. Pero como poder verla, si sigo segada en las guitarras... que son más, mucho, demaciado más que un sonido... llamado también un sonido sucio...
Tengo sueño, pero todos mis días terminan con una extraña sensación de "algo queda por hacer". Desvelo. Siento que no puedo mover mis piés, de apoco, ya casi no puedo mover mis manos... Pero mi mente sigue ahí, frustrandome... pidiendo explicaciones necias sobre lo que quedó por hacer... Querida mente: No lo sé...
Y podría quedarme toda la noche, llenando todo esto de palabras vacías, por que, siendo realista, y siguiendo el único cable a tierra, no podré decir nunca lo que me pasa, no podré... y no por que sea incapáz, por que creanme que no son más de dos palabras, no podré por el simple hecho de que soy una cobarde. Y busco y busco... y pienso y pienso... y respiro y suspiro, y no veo conclusiones, ni soluciones, a problemas que no van más allá de este escrito, o de ese cuaderno que dice entenderme... nunca podrá remplazar al viejo cuaderno amarillo... completamente roto, rayado... pero era mío... y este no lo es, no lo es por que le falta vivir aún conmigo. Pero los cuadernos son como las personas... Siempre se le acabarán las hojas... y las personas... siempre tienen un fin en la vida de otras.
"...asi son esos caminos que cruzan mi cabeza"...

No hay comentarios.: