"Hay un lugar donde no hay tierra, ni agua, ni fuego, ni aire. Donde no se comparten los espacios infinitos; no es este mundoni es otro, ni ambos. No hay ni sol ni luna. No puedes llegar a él ni abandonarlo; ni quedarte. Ni naces ni mueres.No estáfijo ni móvil, no está fundado en nada. Se llama NIRVANA, De hecho, es el fin del sufrimiento."

martes, 25 de agosto de 2009

La tarde se hizo larga. Hasta que llegar a ese minuto se cortó de golpe. Trataba de que la soledad de mi casa no me envolviera, pero ya no podía más. Me prometí no llorar por la ausencia de las personas que viven conmigo, pero hay promesas que están hechas para ser rotas. Y esta promesa debía acabar... Me pregunto, pensarán en mi?... Tal vez para ellos sólo sea la niña que intenta llamar la atención, y si, intento llamar la atención. Estoy aburrida de estar tan sola, aún así teniendo personas a mi alrededor, personas que llamo Familia, y que amo, pero que aún así me hacen sentirme sola... Y qué es sentirse solo... Algo que imaginas, y que vives siendo que quizá no exista. Cierro los ojos, e intento espantar el miedo, las habitaciones de más allá están oscuras, y me siento una niña perdida en un lugar orrible. Y nadie llega, y el telefono no suena. Me pregunto; Si algo malo llegara a pasar, alguien llegaría?, el teléfono sonaría?. Digo que soy fuerte, pero siento que hasta el viento puede herirme, digo que duermo bien en las noches, y no duermo ni bien ni mal... Porque no duermo. Pero nadie nota que cuando la luz es apagada, yo no encuentro una forma de dejar de llorar... A veces, cuando suena el reloj a las 6:30 de la mañana, digo inconciente "Podré con un día más?". Me da miedo poner un pie en el suelo, no quiero pensar que será un mal día, pero mi ánimo pocas veces es bueno. Mi cuerpo duele como si tubiera 80 años, y no los tengo, no tengo fuerza ni físicamente ni sicológicamente, ya no tengo fuerzas... Las cosas que antes me apacionaban, hoy son simplemente "cosas"... y cada día que pasa todo esto, me odio más por el hecho de no poder, o no querer de cierta forma cambiarlo. ¿Por qué?... Adivinen... Miedo, el futuro es tan incierto, que temo a que los cambios sean para mal... ¿Y si son para bien?... no sé. Prefiero a veces no cruzar el puente. Tengo miedo de jamás poder dejar de sentir esto dentro de mi... Esto que hace que cada día sea un día en el que no puedo estar tranquila, en que no puedo dejar de necesitar compañía... Olvidé como ser mi propia compañía.

No hay comentarios.: