"Hay un lugar donde no hay tierra, ni agua, ni fuego, ni aire. Donde no se comparten los espacios infinitos; no es este mundoni es otro, ni ambos. No hay ni sol ni luna. No puedes llegar a él ni abandonarlo; ni quedarte. Ni naces ni mueres.No estáfijo ni móvil, no está fundado en nada. Se llama NIRVANA, De hecho, es el fin del sufrimiento."

domingo, 17 de mayo de 2009

La misma brisa...



Melancolía una noche tan fría como esta, como todas, como siempre...

Me esmero en descubrir el secreto de este inmenso mundo, donde las voces se pierden en el olvido. Si yo te dijera que en las noches no puedo dormir por la euforia, por el silencio extremo que hay aquí. Por más que recuerdo y recuerdo, y me doy vueltas en el mismo tema, me enloquezco al saber que las lágrimas no caerán nunca. Siento miedo de haberlas perdido para siempre, y mis emociones están derramadas, quizá es tiempo de parar. Pero por cada lágrima que no cae, yo me pudro, me dejo morir en el primer intento de decir lo que siento. Me he hecho esclava de las letras, que están plasmadas fríamente en un papel, me hice esclava de las voces, de los dichos, de todo, ya no me queda voz para gritar. Y pensar que un día yo si fui feliz con tan poco, y por más que hablo y hablo, no puedo, no!, no puedo decir lo que llevo aquí, que está pesando... Cuanto tiempo me llevará sanar las heridas que yo misma causé, cuanto tiempo llevará decirle lo que sucede, decirle a aquellas personas que me dan asco. Cuanto tiempo llevará hacerles entender que mis ideas por cambiar este mundo no son vanas, que cada día me desvelo en la noche pensando, y viviendo la euforia del primer grito, de la primera palabra de la oración cuando comience por contarles mi historia... Sirven acaso las hojas de té?...

No hay comentarios.: